Souflé de calabacin y queso

Limpiar y cortar los calabacines en taquitos o en rodajas finas, sin pelarlas.

En una sartén calentar un poco de aceite de oliva y pochar la cebolla picada fina, 5 min, a fuego medio.

Añadir los calabacines, sal y pimentar, echar la hoja de laurel, el tomillo seco, el diente de ajo y tapar. Dejar cocer a fuego lento durante 25 minutos, removiendo de vez en cuando.

Mientras tanto preparar una salsa bechamel bastante espesa y aliñada con nuez moscada. Echarle el queso rallado y las yemas de los huevos. Montar las claras de huevo a punto de nieve pero no demasiado firme.

Dejar enfriar un poco el bechamel y mezclarla con las claras montadas, incorporándolos cuidadosamente con una lengua de goma.

Escurrir cuidadosamente los calabacines y luego mezclarlos a la preparación de bechamel.

Poner la fuente en el horno precalentado a 180º y dejar cocer 20 min, o por lo menos hasta que el suflé haya subido bastante, porque depende mucho del tipo de horno.

Servir enseguida, porque este tipo de preparación baja muy rápido.