Muslo de pato asado, fruta de verano

Comprar unos muslos de pato confitado en latas, sacarlos de su grasa calentando la lata al baño maría.

Secar los muslos en papel de cocina y calentar una plancha o una sartén grande. Disponer los muslos en la plancha y asarlos a fuego vivo hasta que cogen color y sean un poco crujiente. Salpimentar generosamente.

Mientrás tanto, pelar unos melocotones y limpiar unas cerezas.

Echar la fruta en la plancha y dejarla asar también unos minutos en la grasa que saltarón los muslos.

Echar media taza de coñac en la plancha y flambear la fruta. Servir los muslos con la fruta. Se le puede añadir unas patatas a lo pobre.