Kleftiko de cordero con arroz

Una de las recetas que más me gustaba cuando yo vivía en Grecia, era la de un plato típico que no se ve en restaurante pero que se cocina en las familias con pocos recursos económicos y para el cual se usa la carne de cordero o de cabrito la más barata: el cuello y la falda.

Para realizar esa receta, es importante utilizar una olla que aguante la cocción en el horno, o bien de barro o bien de hierro fundido tipo le Creuzet como uso yo.

Primero tuesto la carne a la plancha para darle un poco de color y eliminar lo más posible de grasa antes de ponerla en la olla.

Luego se pone la carne en la olla con los tomates troceados, todas las especias, el concentrado de tomate, el vino blanca y se añade agua hasta los 2/3 de la olla.

Por lo menos la carne tiene que estar más que cubierta de liquido para que se transforme eso en un caldo rico que chupará el arroz después.

Se tapa la olla y se introduce al horno previamente calentado a 200º. Se deja cocer durante 2 horas a la misma temperatura hasta que la carne de cuello este bien blandita. A las 2 horas se añade el arroz y si no hay bastante caldo para taparlo del todo, se le añade el agua necesario. Se añade sal y pimiento, se tapa y se vuelve a meter al horno durante 20 min.

Cuando se abre la olla, el arroz ha chupado todo el caldo y es justo en su punto. Yo prefiero usar arroz brillante que no se pasa, por si a caso tengo que prolongar un poco la cocción de la carne (dependiendo de la edad del cordero, puede necesitar un poco más de tiempo)

Se sirve el plato muy calentito y es ideal para los días lluviosos de otoño.

Para