Gougères (petisu) con queso

Hoy os voy a dar una receta que hacía mi madre para los aperitivos del domingo, cuando yo era niña. Nos gustaba a todos y el gran momento era cuando esperábamos para ver si habían subido o no, porque todo el secreto del éxito de esta receta es justamente ¡que suba! Y en aquella época los hornos no tenían ventanas en la puerta… no se podía observar y para lograr “petisu” (petit chou en francés) perfectos no se debe abrir la puerta del horno durante la cocción.

Aquí os detallo las etapas de la receta.

Cortar el queso en trocitos.

Calentar la leche, la mantequilla, la sal, la pimienta y la nuez moscada molida. Una vez a punto de romper a hervir, añadir la harina en la cacerola y remover enseguida muy enérgicamente con una cuchara de madera. Poner en el fuego muy lento, durante 1 minuto sin parar de remover para “secar un poco la masa” hasta que se despegue de las paredes de la cacerola.

Apagar el fuego y añadir los huevos, uno por uno, cuidando de cada uno esté bien integrado a la masa para añadir el siguiente.

Añadir el queso en trocitos y la nata espesa.

Repartir la masa en una placa para el horno, con una cuchara, del tamaño que más os gusta (pero cuidado con el tiempo de cocción que será diferente según la cantidad de masa de cada “petisu” (petit chou en francés).

Hornear en el horno precalentado a 190º y dejar cocer más o menos 25 minutos.
Se come caliente. Se puede rellenar con jamón y bechamel, con cualquier relleno de queso o incluso de mariscos en salsa (en este caso no se pone queso)
Los “petisús” en versión dulce son deliciosos también y serán objeto de otra receta.