Estofado de cordero con calabaza

 

 

 

Pedir al carnicero trocear una paletilla de cordero o una pierna (le guiso será más sabroso si el cordero no es lechal).

En una olla, calentar aceite de oliva y echarle los trozos de cordero a fuego vivo para que tomen un poco de color. Remover bien de todos los lados. Añadir la cebolla, el ajo, el laurel, el tomillo y el concentrado de tomate. Verter el vino blanco y el agua, la zanahoria cortada en 2, el puerro troceado, sal y pimienta y una pizca de comino (o de especias para cuscús si tiene: ras el hanout)

Tapar la olla y dejar cocer a fuego lento como dos horas verificando de vez en cuando, ya que la cocción depende mucho de la calidad de la carne. Mejor todavía si la pone en el horno a 170º, siempre tapada.

Mientras sigue cociendo, pelar las otras zanahorias y cortarlas en rodajas no muy gruesas. Pelar y cortar la calabaza en tacos medianos.

30 min antes de finalizar la cocción, añadir las rodajas de zanahoria y la calabaza.