Carpaccio de ternera con parmesano

Limpiar la pieza de carne y ponerla en el congelador una vez envuelta en un film plástico. Dejar 2 horas y verificar de vez en cuando que la carne no se congele del todo, sino más bien que se quede bastante firme para poder cortarla muy muy fina.

Utilizar un cuchillo para salmón (o eventualmente para Jamón) y preparar lonchitas muy finas con la carne. Repartir las lonchas de carne en los platos, sin apilarlas. Sal y pimentar y echar un buen chorrito de aceite de oliva extra virgen y unas gotas de limón. Con un pela verdura, preparar laminas finas de parmesano o de manchego curado y repartirlas encima de la carne. Añadir granos de pimienta rosa y servir muy frío acompañado de una ensalada.