Brioche tradicional francesa

 

Sacar la mantequilla de la nevera y dejarla ablandarse a temperatura ambiente. Calentar un poco la leche y disluir la levadura en ella.

Insertar en un bol los 3 huevos y el azúcar con una pizca de sal. Mezclar cuidadosamente.

En un bol aparte, poner la harina, los huevos batidos y la leche caliente, mezclar todo con la mano hasta obtener una masa lisa y homogénea. A continuación, incorporar poco a poco la mantequilla a la masa, tapar el bol y dejar que la masa se hinche durante una hora en un lugar de la cocina sin corrientes.

Su volumen tiene que multiplicarse por 2.

Una vez obtenido el resultado deseado, romper la masa para evacuar el gas que se ha formado. Trabajar un poco  a mano y  dejar reposar 1 noche en el frigorífico.

Transcurrido el tiempo, sacar la masa del frigorífico y colocarla en un molde que nos de la forma que deseamos (trenza, bollos…) y de nuevo dejarla subir hasta que duplique su volúmen.

Cuando esté hinchada untar la masa con la yema de huevo batida con un poco de agua.

Hornear a 180ºC durante 30 o 45  minutos según tamaño y espesor.