Albondigas de ternera, sabores del sur

A mi me encantan las albóndigas de ternera pero muchas veces las veo muy secas. ¡Seguramente porque la cocemos demasiado!

Pero la receta que os voy a dar ahora no necesita grasa añadida de cualquier tipo para que las albóndigas sean buenas y jugosas, porque tengo un truquillo que os encantará.

Picar la cebolla y el ajo muy finos e añadirlos a la carne picada de ternera así como la yemas de huevos y 2 cucharadas de harina.

Echarle 2 cucharadas de queso tipo filadelfia, sal, pimienta, comino y un poco de canela, una pizca de jengibre molido y, si tiene en casa, media cucharada pequeña de ras el hanout, una pizca de orégano seco y de tomillo seco. (la lista de especias es una base: cada uno puede añadir lo que más le gusta o lo que tenga a mano)

Mezclar toda la preparación y preparar las albóndigas, no muy gordas para poder cocerlas menos tiempo.

Pasarlas en un plato de harina y freírlas a fuego vivo.
Una vez fritas, sacarlas de la sartén y dejarlas secar en un papel de cocina que absorberá el exceso de grasa de cocción.

Mientras tanto, calentar la salsa de tomate y echarle las rodajas de calabacín (como en la foto) o cualquier otra verdura cocida que tenga a mano.

Añadir las albóndigas y calentar unos minutos.

Servir bien calentito con patatas fritas o arroz o pasta o lo que más le guste.